EL ESPÍRITU DE INDANA JONES VISITA ÚBEDA

(text publicat el 01/08/2013 a www.altair.es)

Úbeda y su esplendor renacentista se alían con el cine para combatir el calor.

Muchas son las razones para visitar la ciudad de Úbeda, en la provincia andaluza de Jaén, como así lo refleja la declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Unesco en 2003 (junto con el cercano municipio de Baeza). Sus centenares de edificios y monumentos de destacado interés, la mayoría de ellos de estilo renacentista, atraen cada año miles de visitantes que se dejan perder por las estrechas y sinuosas calles de su centro histórico. Aún así, tal y como destacó el alcalde de la población en la inauguración del Festival Cinefan de Úbeda, no es sencillo competir en pleno verano con destinos más refrescantes de playa o montaña. Es en este sentido que el ayuntamiento de Úbeda (a través de la iniciativa de Pablo Lozano de la agencia Semer Turismo) ha participado este año en la creación del primer festival dedicado a figuras del cine y la televisión de la ciudad.

El Cinefan de Úbeda  se estrena en 2013 trasladando la fuerza de Indiana Jones y su mítica imagen aventurera a sus calles, museos y principales monumentos. Conferencias, conciertos, exposiciones y el primer concurso de látigo nacional forman parte de su programa, con el que se ha querido fomentar la participación de todos, combatiendo el calor estival típico de la zona. El festival también ha querido contar con la presencia de figuras destacadas relacionadas con las películas del famoso arqueólogo, entre las que destacan Carlos Gil y Julian Glover. El primero realizó las tareas de ayudante de dirección de Steven Spielberg en las tres películas originales de la saga, rodando muchas de las escenas de acción que hicieron grande la figura de Indiana Jones trabajando codo con codo junto a Vic Armstrong (el principal doble de Harrison Ford). El segundo, también famoso por participar en la saga de Star Wars y en la serie televisiva Juego de Tronos, encarnó en ‘Indiana Jones y la Última Cruzada’ al malvado Walter Donovan, quien traiciona al protagonista aliándose con los nazis en la búsqueda del Santo Grial. En ambos casos participaron en sendas conferencias con una buena asistencia de público, a la vez que fueron los protagonistas destacados de la sesión de firmas con la que cerró el festival de Úbeda.

Mención especial merece también el concierto a cargo de la Banda Sinfónica de Jaén en el patio interior del antiguo Hospital de Santiago. En un escenario lleno de historia y con una magnifica sonoridad, se interpretaron numerosas adaptaciones de las bandas sonoras compuestas por John Williams como las de Star Wars, E.T., Harry Potter y, por supuesto, Indiana Jones. La actuación contó con la presencia de Julian Glover, al que se le pudo ver disfrutar como uno más del agradable ambiente junto con el resto de público, que agotó las localidades disponibles y aplaudió con intensidad todas las selecciones de la banda.

Las buenas sensaciones de la experiencia cinéfila anuncian muchos años de festival en Úbeda, un nuevo atractivo a añadir a sus principales reclamos. Y es que uno no puede venir a la conocida como “ciudad de los cerros” sin hacer una visita al interior y exterior de la parte amurallada de la ciudad, así como pasar por algunos de sus miradores a los vastos campos de olivares típicos de Jaén. Precisamente muchos de los actos del festival tuvieron lugar en algunos de los espacios más emblemáticos i atractivos de la ciudad. El Hospital de Santiago, que no solamente fue el escenario elegido para el concierto de bandas sonoras sino que funcionó como centro neurálgico de todo el festival, es un edificio renacentista construido durante el siglo XVI considerado como monumento nacional por ser una de las grandes obras del renacimiento civil español. En su origen se diseñó para albergar un hospital para los más desfavorecidos, aunque también cuenta con una iglesia y hace las veces de palacio. En la actualidad es un centro cultural en el que se organizan exposiciones y que cuenta con la biblioteca municipal de Úbeda, quedando así integrado en el día a día de los habitantes de la ciudad.

A4

La espectacular plaza Vázquez de Molina, el mayor conjunto renacentista de la ciudad y principal elemento motivador de la declaración de la ciudad como Patrimonio Cultural de la Humanidad, fue el escenario de lujo para el primer concurso nacional de látigo así como para la representación de escenas de las películas de Indiana Jones. Repleto de ejemplos arquitectónicos del renacentísmo español del siglo XVI, el espacio asombra el visitante sin importar la dirección desde la que se observe o la calle por la que uno acceda a ella. Destaca en la plaza la Sacra Capilla del Salvador, declarada como monumento nacional, que fue mandada construir por Francisco de los Cobos como panteón de su palacio. En la plaza también encontramos el Parador Nacional de Úbeda así como la espectacular Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, también monumento nacional y reabierta  en 2011 después de un largo proceso de restauración a causa de los graves daños recibidos durante la Guerra Civil Española.

Buscant les ombres del parc del Cabo de Gata

(text publicat el 31/07/2013 a www.kolhosp.com)

Aquest juliol he tingut ocasió de passar ni més ni menys que 60 hores (dos dies i mig) al parc natural de Cabo de Gata del sud-est de la península, concretament a la província andalusa d’Almeria. L’excusa no era altra que anar-hi a cercar algunes de les localitzacions que es van utilitzar per a filmar la tercera pel·lícula de la saga d’Indiana Jones, després d’assistir a la primera convenció sobre la saga a la ciutat d’Úbeda. D’entrada les expectatives eren força altes, sobretot a causa de les reaccions facials dels qui s’assabentaven que tenia intenció d’anar-hi. Tot i el baix nivell informatiu que vaig experimentar en cercar alguns detalls del parc a les pàgines web oficials del mateix (correus electrònics sense contestar, falta d’informació concreta i clara, confusió a l’hora de saber quina és la pàgina correcte, telèfons que ningú respon) tenia força ganes de veure per mi mateix l’espai natural que tanta gent tria cada any per passar-hi les vacances.

Arribar per Las Salinas no va ser la millor benvinguda. Una lleugera boirina feta de pura xafogor cobria tot el litoral carregat de cotxes aparcats i banyistes desafiant les altes temperatures. A l’estiu, a Cabo de Gata, hi fa calor, molta calor. A partir de les 11 del matí i fins que el sol no començava a amagar-se darrera les muntanyes, m’havia de dedicar a esquivar qualsevol raig de sol si no volia acabar com una taca al paviment. No entenc com tanta gent omplia les platges del petit poble de San José, deu ser que estem fets d’una pasta diferent. Jo m’esperava trobar les instal·lacions pròpies d’un parc natural, però en arribar em vaig trobar tancades totes les oficines d’informació i resulta que els senzills mapes de la zona costaven dos euros la peça. A aquest nivell, qualsevol comparació amb els Parcs Nacionals dels EUA resultava ridícula i odiosa, però gairebé inevitable. Quedava clar que m’havia d’adaptar ràpid a la nova situació i un bon amic m’havia recomanat que passés pel ‘Bar de Jo’.

El bar és un conjunt de barraques en mig del parc natural en el que cada dia d’estiu, des de fa vint anys, es serveixen cerveses i copes fins a les sis de la matinada acompanyades de música rock, a vegades fins i tot en directe. Però això no és el més important. La qüestió és que la recomanació em va obligar a parar a l’única gasolinera de la zona per preguntar a “La Pili” per la direcció del bar. La rossa (diria que tenyida) carregada d’energia i amb aspecte d’haver-ne viscut unes quantes sabia perfectament on era el bar, però va preferir presentar-me una amiga seva que hi treballava i que en aquell moment es dirigia cap a la zona. Més tard sabria que l’amabilitat de “La Pili” era tota una raresa entre els treballadors de la zona, per desgràcia en aquell moment no en vaig ser suficientment conscient com per agrair-l’hi com es mereixia. Però la seva amiga no només ens va explicar com arribar al ‘Bar de Jo’, sinó que ens va mostrar una bona i tranquil·la cala on passar la nit a l’autocaravana amb la que ens movíem.

El mèrit era doble. Per una banda l’acampada lliure està prohibida a tot el parc natural, per l’altra els qui van en autocaravana o furgonetes tendeixen a aplegar-se a les zones més segures i populars creant petits càmpings improvisats que es munten i desmunten cada nit en un intent d’esquivar la prohibició (i les tarifes dels càmpings legals). Però nosaltres vam estar pràcticament sols i, per descomptat, a primera línia de mar. Sincerament m’hagués agradat tenir una visió més romàntica de la vida per a gaudir de la sortida del sol banyant-me nu en les aigües d’aquella tranquil·la cala. Però realment no tenia ganes de passar-me la resta del dia amb el cos impregnat de sal marina i al llit s’hi estava molt bé fins ben bé les vuit o nou del matí, moment en que el sol ja començava a escalfar de valent i calia començar a pensar de nou en marxar a cercar una zona d’ombra on passar la resta del dia.