Operación Casa Blanca

(text publicat el 19/02/2012 a www.gimeno111.com)

En los EEUU están de campaña electoral. Este año se celebran las elecciones que acabarán determinando quien ocupará la Casa Blanca durante los siguientes cuatro años y nadie ha tenido que convocarlas. Aquí las cosas están bien claras y de hecho se puede saber la fecha de cualquier comicio simplemente mirando un calendario (cada cuatro años, el primer martes de Noviembre). Si a esto le sumamos que los presidentes no pueden serlo más de dos legislaturas consecutivas, podemos llegar a entender lo fácil que es anticipar movimientos, y empezar a “informar” sobre ellos.

Es complicado saber con precisión cuando apareció la primera noticia sobre la cita electoral de 2012 (posiblemente el día siguiente a la victoria de Obama en 2008), pero sí sabemos que el primer debate entre candidatos republicanos se celebró en FOX News el 5 de Mayo de 2011. Es decir, un año y medio antes de que los ciudadanos deban acudir a las urnas. ¿No les parece un poco demasiado? ¿Y si les digo que estos debates y los hechos que los rodean suelen ocupar espacios destacados en los medios de información del país, ya a esas alturas? La carrera hacia la presidencia es material de primera para las cadenas de noticias 24h (CNN, FOX News y MSNBC), ávidas de material para atraer espectadores. De hecho quizás sea el producto más cercano a los “realitys” tipo “Operación Triunfo” del que se pueden permitir informar sin perder demasiada credibilidad. Tanto se parece, que hasta hay candidatos que en el proceso “deben abandonar la academia”. A medida que pasan las semanas la intensidad aumenta, y antes de finalizar el año se celebraron hasta 16 debates republicanos más en los distintos canales nacionales.

Luego llega la segunda parte, en la que por fin empiezan a haber votaciones más allá de las encuestas telefónicas. Cada uno de los 50 estados (más Washington DC y los estados libres asociados) deben celebrar sus propias elecciones -llamadas Caucus o Primarias- que servirán para determinar finalmente el ganador. A este punto ya no se repara en gastos. Las principales figuras de los medios se desplazan por el territorio para cubrir los comicios, especialmente en los primeros en celebrarse (ya que todas las opciones están aún abiertas). Tanto que viajando en coche por Tennessee, cuando la emisora de música country (por supuesto) conectó con “ABC News” para el boletín informativo, todas las noticias fueron sobre la carrera presidencial. Todas. Ni temas internacionales, ni deportes, ni información meteorológica.

Y ahora, para acabar, viene el que espero que me permitan llamar el “pero todavía hay más”. Toda esta atención, cobertura, despliegue, titulares y horas y horas de radio y televisión… no son para informar de la campaña electoral. Aunque lo parezca. Todo el esfuerzo, hasta que haya un ganador, es solamente para informar sobre la elección del candidato de un partido político, el republicano.